fbpx Saltar al contenido
Lectura rápida

Estrategias de lectura

Tiempo de lectura: 3 minutos


Si alguna vez has estado leyendo un artículo o libro, y pierdes el hilo o la concentración de lo que estás leyendo, presta atención a los siguientes consejos cortos y útiles.

Te voy a enseñar estrategias cognitivas de lectores altamente efectivos. Las estrategias cognitivas son los procesos mentales utilizados por lectores expertos para extraer y construir significado del texto y crear estructuras de conocimiento en la memoria a largo plazo. Cuando estas estrategias de lectura se enseñan y modelan directamente para lectores con dificultades, su comprensión y retención mejoran.

Antes de ver las estrategias para la lectura

Se que ya quieres indagar sobre las estrategias de lectura, pero antes debes saber que los estudiantes con dificultades en la lectura a menudo creen erróneamente que están leyendo cuando realmente se dedican a lo que los investigadores llaman lectura sin sentido, que es solo observar la página impresa. 

Lo contrario de la lectura sin sentido es el procesamiento de texto por lectores altamente efectivos que utilizan estrategias cognitivas. Estas estrategias se describen en un fascinante estudio cualitativo que pedía a los lectores expertos que pensaran en voz alta sobre lo que sucedía en sus mentes mientras leían.

Siete estrategias de lectores altamente efectivos

Estas son estrategias de lectura altamente efectivas que te ayudarán a comprender, desglosar un texto y hacerlo práctico para tu vida.

  1. Anticipación y activación: Cuanto más pueda hacer conexiones con lo que está leyendo, más podrá aprender mientras lee. Todas las conexiones anteriores son eventos sustantivos en su vida que harán que sea mucho más fácil relacionarse con la información que los estudiantes están a punto de leer.
  2. Inferencia: Esta información se utiliza para inferir o determinar un significado más profundo que no se establece explícitamente. La inferencia requiere que los lectores combinen ideas y saquen conclusiones.
  3. Monitoreo: Debes pensar en cómo y qué estás leyendo, tanto durante como después de la lectura, con el fin de determinar si uno está comprendiendo el texto combinándolo con la capacidad de aclarar y arreglar cualquier confusión.
  4. Interrogatorio: Involúcrate en diálogos de aprendizaje con el texto, o incluso con compañeros o maestros a través de auto-preguntas, la generación de preguntas y respuestas a preguntas te hace ver un esquema más claro y construir un cuestionamiento sobre lo que estás leyendo.
  5. Visualización: Los estudios ha demostrado que cuando lees un libro o un texto, y vas imaginando lo que lees, te ayuda a mantener un mejor recuerdo de lo que estás aprendiendo. Esta técnica es utilizada en la lectura rápida.
  6. Resumen: Una descripción general del contenido que proporciona al lector un recuento del tema general, puede tener detalles específicos. pero la idea del resumen es filtrar la información importante de lo que no es importante.
  7. Búsqueda y selección: Básicamente, este paso es respaldar el paso de preguntas al encontrar información que respalde y refuerce lo que está aprendiendo. Permite a los lectores definir y confirmar más el tema y resolver cualquier problema que todavía tengan con el texto.

Importancia de las estrategias de lectura

Según el Instituto de Desarrollo de la Lectura, «Cuando los lectores expertos abren un nuevo libro, comienzan a leer con confianza y un sentido de curiosidad. Se mueven a través del texto fácilmente y a buen ritmo. Se absorben en la historia, se conectan a sus propias vidas, y vean la lectura como una fuente de placer. Los lectores fuertes se acercan a las tareas académicas de lectura con el mismo sentido de propósito, rastreando ideas activamente y asegurándose de que aprendan información importante

Estrategias de lectura con mapa conceptual

Los organizadores gráficos ilustran conceptos y relaciones entre conceptos en un texto o mediante diagramas. Esta es una de las estrategias de lectura más efectivas porque te ayuda a recordar con mayor facilidad.

Independientemente de la etiqueta, los organizadores gráficos pueden ayudar a los lectores a centrarse en los conceptos y cómo se relacionan con otros conceptos. Los mapas mentales también son organizadores gráficos y te ayudarán a comprender y aplicar la información leída de mejor manera.

Diferentes tipos de estrategias de lectura

Para dar sentido a lo que lees, el cerebro humano utiliza una compleja gama de estrategias. Como lectores competentes, hemos internalizado estas estrategias de lectura hasta el punto en que nuestros cerebros usan muchas de ellas automáticamente y sin esfuerzo consciente.

Pero para enseñar a leer, debemos ser metacognitivos, identificar lo que nuestros cerebros han aprendido a hacer automáticamente y enseñar a los demás a hacerlo conscientemente.

Los tipos de estrategia de lectura se pueden organizar de la siguiente manera:

Metacognición

La metacognición se puede definir como «pensar en pensar». Los buenos lectores usan estrategias metacognitivas para pensar y tener control sobre su lectura. Antes de leer, pueden aclarar su propósito para leer y previsualizar el texto. Durante la lectura, pueden controlar su comprensión, ajustando su velocidad de lectura para adaptarse a la dificultad del texto y «arreglando» cualquier problema de comprensión que tengan. Después de leer, verifican su comprensión de lo que leen.

La estructura del texto expositivo

El texto expositivo generalmente está estructurado con claves visuales, como encabezados y subtítulos, que proporcionan claves claras en cuanto a la estructura de la información. La primera oración de un párrafo también suele ser una oración temática que establece claramente de qué trata el párrafo.

El texto expositivo también suele utilizar una de las cinco estructuras de texto comunes como principio organizador:

  • Causa y efecto
  • Problema y solucion
  • Comparar y contrastar
  • Descripción
  • Orden de tiempo (secuencia de eventos, acciones o pasos)

La enseñanza de estas estructuras puede ayudar a los estudiantes a reconocer las relaciones entre las ideas y la intención general del texto.